lunes, 7 de junio de 2010

Construcción de nuevos invernaderos

Posiblemente muchos y muchas no sabréis como se construye un invernadero y aun menos la “versión boliviana” o carpa solar; por eso me parece interesante compartir este aprendizaje, aprovechando las posibilidades que ofrece el blog.
Lo primero de todo, comentar que a tenor del clima y la situación geográfica de El Alto (con una altura superior a los 4.000 m., épocas secas y fríos extremos), la utilización de invernaderos en la agricultura se hace indispensable; pues sin ellos, sólo durante el verano (que coincide con el momento del año más húmedo y cálido), se podría cultivar; y es que aquí el clima está entre caprichoso… y “curioso”.
A modo de ejemplo puedo deciros que el verano es cuando las montañas se cubren con más nieve, el invierno es cuando menos llueve y en un mismo día te puedes asar de calor al mediodía y “criar” carámbanos de hielo a la noche…
Con este variado y enloquecedor menú, el refrán de “quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija”; parece ser norma para verduras y hortalizas, por estas latitudes.
En la foto 1, podéis observar el primero de los procesos, que consiste en hacer la cimentación. Como la estructura es liviana (plástico y madera), no hace falta profundizar mucho, tan solo lo suficiente para introducir los cantos rodados (que hacen de base); en posición vertical.


El siguiente paso (foto 2), es cubrir la cimentación con una capa de adobe o barro, el cual se obtiene directamente del suelo (pues es muy arcilloso). Previamente hay que trillarlo, para eliminar las abundantes piedras y gravillas.


La arena arcillosa obtenida se mezcla con agua, en ese “pseudocráter” que se aprecia en la foto y… ya tenemos el mortero para sellar la cimentación.
Sobre los cimientos se comienzan a colocar los ladrillos de adobe (foto 3). Aproximadamente una carpa de 60 m2 a dos aguas, lleva unos 1.000 adobes, teniendo en cuenta los huecos que hemos de dejar para la puerta, cuatro ventanas laterales y una ventana al fondo (para la ventilación del invernadero).


En las fotos 4 y 5, se pueden apreciar dos vistas generales de la situación actual en la que se encuentra la construcción de las carpas solares (dos para el Centro de Educación Especial Mururata y una para nuestro proyecto de experimentación e introducción del cultivo de fresas o frutillas).
Sobre el techado, para no adelantar acontecimientos…, habrá que espera a la semana próxima; pero hoy, aun me queda algo por contaros.
Como decía antes, el suelo es arcilloso y por ello poco apto para la agricultura. Por esa razón es importante cubrir la capa de tierra original, con otra más rica en nutrientes y apta para el cultivo.
Nosotros hemos optado por introducir en el invernadero un manto de unos 50 cm., a base de tierra negra, turba y abono de oveja. Esta mezcla nos garantiza un mejor rendimiento tanto en cantidad, como en calidad y nos facilitará el alcanzar nuestros objetivos.

A continuación se muestran unos vídeos relacionados con el trabajo de construcción de nuevos invernaderos.



video

Vídeo 2: Empieza el trabajo


video

Vídeo 1: Solar para la construcción de nuevos invernaderos

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada